Superación personal: ¿habilidades o virtudes?

Superación personal: ¿qué camino debe recorrerse para llegar a nuestros objetivos?

¿Qué hacer cuando un máximo esfuerzo, la habilidad requerida y método correcto ya no entregan resultados?

Nos suelen decir que para obtener los resultados deseados debemos imprimirle a nuestra vida un gran esfuerzo, sin embargo este método se desgasta provocando gran frustración y confusión en nuestra vida.

Definitivamente se requiere de esfuerzo, habilidad y método para cumplir nuestros objetivos.

Pero aceptémoslo, hay situaciones en las que por más que apliquemos estos tres elementos, nuestras metas siguen truncas.

Y es que falta un cuarto componente en esta fórmula: las razones, aquellas que se utilizan para decidir y actuar.

Habilidades y virtudes: definiciones y diferencias

Las habilidades son el conjunto de destrezas que se aplican en cualquier puesto. Por ejemplo, saber negociar, comunicar o solucionar problemas.

Mientras que las virtudes son fortalezas intrínsecas de cada persona y empresa, mismas que acercan a la excelencia y a la máxima madurez posible.

Usando las virtudes como razones para actuar, alcanzarás resultados positivos”

Las virtudes esenciales son el conjunto de reacciones ante situaciones desafiantes y éstas se dividen en:

  • Virtudes esenciales a desarrollar: son las que un individuo o una empresa no cuentan de manera espontánea.
  • Virtudes esenciales desarrolladas innatas: se encuentran de manera espontánea en las personas y detonan crecimiento.

La carencia de virtudes desmotiva a la gente, baja la productividad de una empresa y desencadena emociones negativas en las personas.

Virtudes para la superación personal

Convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos es un compromiso de desarrollo y superación personal que tiene implícita la reflexión sobre nuestras razones respecto a cada pensamiento y acción.

¿Las razones son iguales para todos?

Creemos que el “deber ser”es el mismo para todos, pero no es así.

Toda persona tiene razones correctas, esenciales, diferentes y particulares que provienen de su propia naturaleza y obedecen a un propósito de crecimiento e impacto.

Es decir, una persona tiene un propósito de crecimiento de identidad y libertad, pero su propósito de impacto son la perseverancia y sabiduría.

Si a pesar de imprimirle esfuerzo a tus propósitos, no obtienes lo que esperas, es momento de aplicar tus virtudes para fundamentar tus acciones.

Convertir las metas personales o empresariales en expectativas reduce dramáticamente la probabilidad de alcanzar los objetivos.

Las expectativas consisten en fijar un resultado esperado muy específico como producto de una acción popular.

Las metas motivan a la superación personal y empresarial, mientras que las expectativas frenan los avances”

Mientras menos se alcanza la meta, más se convierte en expectativa.

TE PUEDE INTERESAR

Éxito profesional: ¿cómo lograrlo?

Descarga gratuitamente mi libro “Daniel: una historia de liderazgo basado en virtudes”

E-book gratuito sobre La polaridad en las virtudes

No olvides suscribirte a mi canal. Cada semana publico contenido de calidad para tu superación personal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *